NO HABÍA LUGAR navidad 86

El Evangelio recoge las señales que acompañan el nacimiento de Jesús. Se cumple la profecía de Isaías: “Ha llegado tu luz” (Is 60,1). La luz de Jesús irradia en el mundo y quienes están atentos la perciben: María (Lc 1,38), José (Mt 1,20), Isabel (Lc 1,41), los pastores (2,9), los magos (Mt 2,2), Simeón (Lc 2,30), Ana (2,38). Otros, sin embargo, tiemblan y reprimen, como Herodes (Mt 2,3.16); se quedan en casa, como los sacerdotes y escribas (2,4); o cierran la puerta. Es una historia de Navidad: No había lugar (Lc 2,7) precisamente para aquel cuya presencia significa “Dios con nosotros”.
(estr)

NO HABÍA LUGAR

NO HABÍA LUGAR,

NO HABÍA LUGAR.

 

BUSCANDO SITIO, AL LLEGAR,

(estr).........

 

EL NIÑO NACIENDO ESTA,

(estr).........

 

PASTORES VED LA SEÑAL,

(estr).........

 

DIOS CON VOSOTROS ESTA,

(estr).........

 

LA ESTRELLA GUÍA AL ANDAR,

(estr).........

 

 

VAN DE SEÑAL EN SEÑAL

(estr).........

 

HERODES TEMBLANDO ESTA,

(estr).........

 

SERA EN BELÉN DE JUDÁ,

(estr).........

 

MIS OJOS LO HAN VISTO YA.

(estr).........