QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL.

 

SI EL SEÑOR NO CONSTRUYE LA CASA,

EN VANO SE CANSAN LOS ALBAÑILES,

SI EL SEÑOR NO GUARDA LA CIUDAD,

EN VANO VIGILAN LOS CENTINELAS.

 

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

 

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL.

 

ES INÚTIL QUE MADRUGUÉIS,

QUE VELÉIS HASTA MUY TARDE,

QUE COMÁIS EL PAN DE LA FATIGA,

DIOS LO DA A SUS AMIGOS MIENTRAS DUERMEN.

 

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

 

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL.

 

LA HERENCIA DEL SEÑOR SON LOS HIJOS,

SU SALARIO EL FRUTO DEL VIENTRE,

SON SAETAS EN MANOS DE UN GUERRERO,

LOS HIJOS DE LA JUVENTUD.

 

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

 

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL.

 

DICHOSO EL HOMBRE QUE LLENA

CON ESTAS FLECHAS SU ALJABA,

NO QUEDARA DERROTADO AL LITIGAR

CON SU ADVERSARIO EN LA PLAZA.

 

 

QUE EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA,

QUE EL SEÑOR NOS GUARDE LA CIUDAD,

QUE NOS LLENE DE SU RIQUEZA,

 

QUE NOS GUARDE SIEMPRE DEL MAL.