DURA, DURA Y OSCURA LA SOLEDAD

La bestia religiosa y la bestia política imponen su orden: la crucifixión del inocente. Jesús es acosado, quebrantado, desgarrado, brutalmente tentado. Ante el acoso, el dolor, el abandono, la traición, la muerte, Jesús se cobija en el último refugio: LA ORACIÓN DEL HUERTO.

 

DURA, DURA Y OSCURA

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

 

ALEJASTE DE MI A LOS AMIGOS,

AHORA TODOS SE APARTAN DE MI LADO;

ENEMIGOS DECIDEN MI DESTINO,

EN SUS MANOS TU, PADRE, ME HAS DEJADO.

 

 

DURA, DURA Y OSCURA

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

 

Y YO SOY COMO SORDO A QUIEN ARRESTAN,

COMO MUDO A QUIEN SE LE INTERROGA;

COMO REO QUE QUEDA SIN RESPUESTA,

SIN PALABRA, SIN REPLICA EN LA BOCA.

(estr)...............

 

 

DESTINADO AL DEGÜELLO CUAL CORDERO,

QUEDO MUDO ANTE LOS QUE TRASQUILAN;

COMO OVEJA LLEVADO AL MATADERO,

HUMILLADO ME NIEGAN LA JUSTICIA.

 

 

DURA, DURA Y OSCURA

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

 

QUIERE CALLAR.

 

MAS, ¡AY PADRE!, SI AUN FUERA POSIBLE

Y APARTARAS AL FIN DE MI ESTE CÁLIZ,

MAS YO QUIERO TU SEAS QUIEN DECIDA.

EL MUNDO HA DE SABER QUE YO AMO AL PADRE!.

 

 

DURA, DURA Y OSCURA

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

QUIERE CALLAR.

LA SOLEDAD

EN LA QUE, HASTA EL PADRE,

 

QUIERE CALLAR.