MAGNIFICAT

El canto de María a la grandeza del Señor y su confianza en El, brota en las situaciones más diversas; incluso cuando camina de fe en fe, sin comprender todavía. En su humildad y pobreza se encuentra con la buena noticia y la canta: "está contigo el Señor", "en la sombra del Espíritu se alzará un rayo de sol". Como aquellos discípulos, los actuales contamos también con su presencia, compañía y oración: "todos aquellos perseveraban en la oración en un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María la madre de Jesús y de sus hermanos. (Hch. 1,14)

 

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR.

 

CON EL OPROBIO A LA ESPALDA,

MAS GOZO EN EL CORAZÓN,

MARÍA POR  LA MONTAÑA,

CANTANDO VA UNA CANCIÓN.

 

 

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR,

 

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR.

 

SIN COMPRENDER TODAVÍA

EL COMO Y CUANDO DE DIOS,

ES SU PALABRA LA MÍA,

"EN MI SE CUMPLA, SEÑOR".

 

 

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR.

 

NO TEMAS, LLENA DE GRACIA,

ESTA CONTIGO EL SEÑOR,

ALÉGRATE EN TU ESPERANZA

ALUMBRA LA LUZ  DEL SOL.

 

 

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR,

 

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR.

 

LE DESBANCO AL PODEROSO,

Y AL RICO LE DESPIDIÓ,

EL HA LEVANTADO AL POBRE

Y HASTA DE MI SE ACORDÓ.

 

 

PROCLAMA MI ALMA LA GRANDEZA DEL SEÑOR,

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR,

 

SE ALEGRA MI ESPÍRITU EN MI SALVADOR.