- SETENTA SEMANAS. Una señal más

Creado en Martes, 31 Marzo 2015 Última actualización en Miércoles, 11 Mayo 2016

-SETENTA SEMANAS

      Una señal más

1. Llama la atención. Hay setenta semanas entre la concepción de Juan y la presentación de Jesús en el templo. “El tiempo se ha cumplido” (Mc 1,15). Se cumple la palabra del profeta Daniel: “setenta semanas están fijadas sobre tu pueblo” (Dn 9, 24). Lo canta Zacarías: “Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo”, “y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues irás delante del Señor para preparar sus caminos” (Lc 1, 67-77). Lo canta María:  “Proclama mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava”, “acogió a Israel su siervo, acordándose de la misericordia” (1, 46-55). Lo canta Simeón, que espera la consolación de Israel: “Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz, porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel” (2, 29-32). Setenta semanas: 70 x 7 = 490 días.

Personas

Zacarías

Zacarías e Isabel

María

María e Isabel

María y José

María, José, Simeón, Ana

Acontecimientos

Anuncio de Juan, en el turno de Abías, a la hora del incienso, el mensajero Gabriel

Concepción de Juan, Zacarías permaneció mudo, Isabel se mantuvo oculta cinco meses

Anuncio (y concepción) de Jesús, hijo del Altísimo, el mensajero Gabriel

Visita de María, permanece  unos tres meses, el salto del niño, nacimiento de Juan

Nacimiento de Jesús en Belén, el primogénito, el Cristo Señor

Presentación de Jesús en el Templo, el primogénito, ofrenda en sacrificio

Citas bíblicas

Lc 1, 5-22; 1 Cr 24,10; Dn 9, 21-24; Ml 3,1 y 23-24

Lc 1, 22-24

Lc 1, 26-38; So 3,14-15; 2 Sm 7, 12-16; Dn 9, 21-24; Gn 18,14

Lc 1, 39-57; 2 Sm 6, 9-11

Lc 2, 3-12; Sal 89, 28 ; Sal 110, 1

Lc 2,22-38; Lv 12, 1-4; Ex 13,2 y 11-12; Hb 10, 5

Tiempo

Dos veces al año

Días después

Al sexto mes

3 meses después

6 meses  después

A los 40 días

Días

7 días cada vez

Días después 

180 días

90 días

180 días

40 días

 

2. Veamos detenidamente el cuadro. La primera columna incluye cinco filas: personas que intervienen, acontecimientos que se narran, citas bíblicas correspondientes, tiempo diversamente determinado, tiempo determinado en días. En la segunda columna, la persona que aparece es Zacarías; el acontecimiento que se narra es el anuncio del nacimiento de Juan, Zacarías se encuentra ejerciendo su sacerdocio en el turno de Abías (1 Cr 24,10), a la hora del incienso; el mensaje: “setenta semanas están fijadas sobre tu pueblo”,  el mensajero es Gabriel, citado en el pasaje de Daniel (Dn 9,21-24). Otras citas: “He aquí que yo envío a mi mensajero delante de mi” (Ml 3,1), “he aquí que yo os envío al profeta Elías antes de que llegue el día del Señor, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres” (3,23-24). Tiempo: el turno de Abías es el octavo, cada turno se tiene dos ves al año. Días: 7 días cada vez. Puede leerse el texto de Lucas (Lc 1,5-22).
3. En la tercera columna las personas que aparecen son Zacarías e Isabel. Los acontecimientos que se narran: la concepción de Juan, la mudez de Zacarías, la ocultación de Isabel durante cinco meses. La cita bíblica correspondiente: “Cuando salió, no podía hablarles, y comprendieron que había tenido una visión en el santuario; les hablaba por señas, y permaneció mudo. Y sucedió que cuando se cumplieron los días de su servicio, se fue a su casa. Días después, concibió su mujer Isabel, y se mantuvo oculta durante cinco meses diciendo: Esto es lo que ha hecho por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre los hombres” (Lc 1,22-24). Tiempo más o menos determinado: días después.   
4. En la cuarta columna la persona que aparece es María. Los acontecimientos son el anuncio y la concepción de Jesús, hijo del Altísimo. El mensajero es Gabriel, como en el anuncio del nacimiento de Juan y en el pasaje de Daniel. Cita bíblica correspondiente: “setenta semanas están fijadas sobre tu pueblo” (Dn 9,21-24). Otras citas: “Lanza gritos de gozo, hija de Sión… el Señor, rey de Israel, está en medio de ti” (So 3,14-15), “afirmaré después de ti la descendencia que salga de tus entrañas, y consolidaré el trono de su realeza…Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo… tu casa y tu reino permanecerá para siempre ante mí, tu trono estará firme eternamente” (2 Sm 7,12-16), “para Dios nada hay imposible” (Gn 18,14). El anuncio de Jesús: “Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo….vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado hijo del Altísimo, y el Señor Dios le daré el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin…el espíritu santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios. Dijo María: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,26-38). Tiempo: Al sexto mes de la concepción de Juan. Días: 180.
5. En la quinta columna las personas que aparecen son María e Isabel. Los acontecimientos que se narran: la visita de María, que permanece unos tres meses en casa de Isabel, el salto del niño en el vientre de Isabel, el nacimiento de Juan.  Cita bíblica correspondiente: “En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de espíritu santo…¿de dónde a mí que la madre de mi señor venga a mí?...María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa. Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz, y tuvo un hijo” (Lc 1,39-57). Otra cita:  “¿Cómo voy a llevar a mi casa el arca del Señor?”, dijo David (2 Sm 6,9-11). Tiempo: María permanece unos tres meses en casa de Isabel. Días: 90.
6. En la sexta columna las personas que aparecen son María y José.  El acontecimiento que se narra es el nacimiento de Jesús, el primogénito, el Cristo Señor, el Cristo del Señor: “Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito…os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2,3-12). Otras citas: “El me invocará: Tú, mi padre, mi Dios y roca de mi salvación. Y yo haré de él el primogénito, el altísimo entre los reyes de la tierra” (Sal 89, 28), “Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha” (Sal 110,1).  Tiempo del nacimiento de Jesús: Seis meses después del nacimiento de Juan. Días: 180.
7. En la séptima columna las personas que aparecen son María, José, Simeón y Ana. Los acontecimientos que se narran son la presentación de Jesús en el templo, el primogénito, y la ofrenda en sacrificio. Cita bíblica correspondiente: “Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel, y estaba en él el espíritu santo. Le había sido revelado por el espíritu santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el espíritu, vino al templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribe sobre él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz… Había también una profetisa, Ana….Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén” (Lc 2, 22-38). Otras citas: los días de la purificación, siete días más treinta y tres días: cuarenta días (Lv 12,1-4), “conságrame todo primogénito” (Ex 13,1 y 11-13), “al entrar en este mundo dice: Sacrificio y oblación  no quisiste, pero me has preparado un cuerpo…Entonces dije: Heme aquí que vengo para hacer, oh Dios, tu voluntad” (Hb 10, 5). Tiempo de la presentación de Jesús en el templo: a los 40 días. Días: 40. En total, contando según el uso convencional 30 días por mes, desde la concepción de Juan a la presentación de Jesús en el templo hay setenta semanas: 180 + 90 + 180 + 40 = 490 días. Es una señal más del evangelio de la infancia (ver Laurentin, 49-50; Burrows, 41-42).