- LA ASCENSION DEL SEÑOR. El primer día de la semana

Creado en Miércoles, 11 Mayo 2016 Última actualización en Miércoles, 11 Mayo 2016

-LA ASCENSION DEL SEÑOR
El primer día de la semana


1. Antes del Concilio Vaticano II se celebraba la Ascensión en jueves, cuarenta días después de Pascua. Ahora se celebra el domingo siguiente. Pero el  planteamiento es el mismo: “Cuarenta días después de haberse mostrado a los Apóstoles bajo los rasgos de una humanidad ordinaria, que velaban su gloria de Resucitado, Cristo subió a los cielos y se sentó a la derecha del Padre” (Catecismo de la Iglesia Católica, Compendio, n.132). ¿Es esto así?, ¿Cristo ascendió cuarenta días después de Pascua?
 2. Dice Lucas que Jesús, al morir, entró "en su gloria" (Lc 24,26), "fue llevado al cielo" (24,51). Al comienzo de los Hechos, resume lo que escribe en su evangelio: "lo que Jesús hizo y enseñó desde un principio hasta el día en que, después de haber dado instrucciones a sus discípulos, fue llevado al cielo" (Hch 1,1-2). En ambos libros Lucas dice lo mismo: Jesús resucitó y ascendió el primer día de la semana.
3. La Pascua tiene forma de uve (V), es un movimiento que baja y un movimiento que sube.  Jesús es separado de sus discípulos, cuando es detenido en el monte de los Olivos (Lc 22, 39-54). Como Elías, es arrebatado. Los discípulos, “abandonándole, huyeron todos” (Mc 14, 50). Jesús baja a lo más profundo con la muerte (Lc 23, 33-46), “y una muerte de cruz” (Flp 2,8). Pero Dios no podía dejarlo abandonado en la muerte (Sal 16). Dios lo levanta a lo más alto.
4. Los discípulos descubren que Jesús vive el primer día de la semana (Lc 24,1): las mujeres, que lo anuncian a los once y a todos los demás (24,9-11); los caminantes de Emaús, que reconocen a Jesús al partir el pan y vuelven a Jerusalén a contar lo sucedido (24,33-35); los once y los que estaban con ellos, cuando, hablando de estas cosas, Jesús se presenta en medio y les dice: "La paz con vosotros" (24,36). Como ellos no acabasen de creerlo a causa de la alegría y estuviesen asombrados, les dice: "¿Tenéis ahí algo de comer?". A su manera, con un nuevo modo de presencia, el resucitado se reúne con ellos, come con ellos (24,41-43). Esta comida es importante, también las enseñanzas o instrucciones que los discípulos reciben.
5. Los discípulos necesitan superar el escándalo de la cruz. Jesús abre su inteligencia para que entiendan las Escrituras: "Así está escrito que el Cristo padeciera y resucitara al tercer día y se predicara en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las naciones, empezando desde Jerusalén. Vosotros sois testigos de estas cosas. Mirad, yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi padre. Por vuestra parte permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto" (24,45-49).
6. Tras la comida, el Señor “los sacó hasta cerca de Betania” (Lc 24, 50), al monte de los Olivos (Hch 2, 12), el lugar donde Jesús fue detenido y separado de los discípulos: “Alzando sus manos, los bendijo”, “mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Ellos, después de postrarse ante él, se volvieron a Jerusalén con gran gozo" (Lc 24,50-52). La muerte supone separación, descenso. La gloria supone resurrección, ascensión. La ascensión es un aspecto de la glorificación de Jesús.
7. En los Hechos, Lucas dice que, tras su muerte, Jesús se presentó a sus discípulos "dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios" (Hch 1,3). Según Pablo, Jesús se apareció "durante muchos días", sin precisar más (Hch 13,31). Es simbólico. Jesús pasa cuarenta días en el desierto antes de comenzar su misión (Lc 4,2); Moisés los pasa en el Sinaí al recibir los mandamientos (Ex 24,18) y Elías camino del monte de Dios, volviendo a los orígenes (1 R 19,8). Durante cuarenta días, el Señor resucitado prepara a los discípulos para la misión: "seréis mis testigos" (Hch 1,8).
8. "Mientras estaba comiendo con ellos, les mandó que no se ausentasen de Jerusalén, sino que aguardasen la promesa del padre, que oísteis de mi: Que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en espíritu santo no dentro de muchos días" (Hch 1,4-5). Atención, dice Lucas: "Mientras estaba comiendo con ellos". Pero ¿cuándo? "El día primero de la semana" (Lc 24,1.13), "el tercer día" (24,47). ¿Qué comida? La de aquel mismo día, la que Lucas cita en su evangelio (24,41-43). ¿Qué les dice? Les da instrucciones. Están allí mismo, a continuación: "Abrió sus inteligencias para que comprendieran las Escrituras", "yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi padre", "permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto" (24,44-49).
9. Los que estaban reunidos le preguntaron: "Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?" (Hch 1,6). Los discípulos siguen aferrados a su esperanza política. Identifican el reino de Dios con la liberación de Israel, pero el reino de Dios no tiene fronteras: "No os toca a vosotros conocer el tiempo y el momento que el padre ha fijado con su autoridad, sino que recibiréis la fuerza del espíritu santo y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra. Dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le ocultó a sus ojos" (Hch 1,7-9). ¿Cuándo? "El día primero de la semana", "el tercer día". Esto no impide lo que Jesús dice al buen ladrón: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lc 23,43). La nube simboliza la presencia de Dios.
10. "Estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse. Entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos" (Hch 1,10-12). ¿Qué hacen ahí plantados? ¿Dónde están? Los discípulos están en el monte de los Olivos (1,12), cerca de Betania (Lc 24,50), el lugar donde Jesús fue detenido y separado de sus discípulos (22,39). 11. Están plantados mirando al cielo, ¿qué hacen ahí? Esperan quizá algo espectacular. Se dice en el libro de Zacarías: “He aquí que viene el día del Señor”, “saldrá entonces el Señor y combatirá contra esas naciones”, “se plantarán sus pies aquel día en el monte de los Olivos que está enfrente de Jerusalén, al oriente, y el monte de los Olivos se hendirá por el medio de oriente a occidente haciéndose un enorme valle” (Za 14, 1-5). Sin embargo, Jesús volverá “como le habéis visto marcharse”, de forma sencilla. Cuando es detenido, está con sus discípulos. Resucitado, reúne a sus discípulos. El reino de Dios no viene de forma espectacular (Lc 17,20).
12. El detalle de la nube aparece en el monte Sinaí (Ex 24,15-18), en el torbellino (muerte violenta) de Elías (2 R 2,1-17), en el monte de la transfiguración (Lc 9,34-35). En el salmo 68 se dice que el Señor "cabalga sobre las nubes". El hijo del hombre "viene sobre las nubes" (Dn 7,13), viene con Dios, a la manera de Dios. Los dos hombres vestidos de blanco, vestidos de gloria, aparecen también en la experiencia de las mujeres ante el sepulcro vacío (Lc 24,4) y en el pasaje de la transfiguración. Son Moisés y Elías, hablan de la muerte de Jesús en Jerusalén (9,30-31).
13. Hasta bien entrado el siglo IV los calendarios litúrgicos no mencionan para nada una fiesta de la Ascensión que se celebre cuarenta días después de Pascua. En realidad, la ascensión y la resurrección son dos aspectos del misterio pascual de Jesús. Su pascua es el paso del descenso más profundo al ascenso más alto, de la humillación a la gloria, de la muerte a la vida que no acaba. La experiencia de María Magdalena es de resurrección y ascensión. Le dice Jesús: "Subo a mi padre y a vuestro padre, a mi Dios y a vuestro Dios" (Jn 20,17).
14. Tras su muerte, Jesús resucitó y ascendió. ¿Hasta donde? Por así decirlo, hasta lo más alto. Como había anunciado Jesús, se cumple el salmo 110: "Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha" (Lc 20,41-44). Pedro lo proclama el día de Pentecostés: "Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús que vosotros habéis crucificado" (Hch 2,36). No es un resucitado más, es el Señor. Por su ascensión, el Señor resucitado no está ausente del mundo, está presente de una forma nueva, a la manera de Dios: "Estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,20). A su manera, el Resucitado camina, come, pesca con nosotros (Jn 21,7), nos habla, nos instruye. No es un fantasma separado de la realidad. No es un espíritu separado de la materia. No es un alma separada del cuerpo. No es un cadáver reanimado. Es una realidad nueva, un "cuerpo espiritual" (1 Co 15,44), "penetra todos los estratos de la creación, no sólo los espirituales, sino también los materiales" (M.Schmaus), "está en el corazón de las pequeñas cosas que forman la vida de la tierra" (K.Rahner).

* Diálogo: ¿Qué significa la ascensión del Señor?