- EN TIERRA EXTRAÑA. Un sacerdote se vuelve profeta

Creado en Jueves, 02 Julio 2015 Última actualización en Martes, 07 Julio 2015

- EN TIERRA EXTRAÑA
Un sacerdote se vuelve profeta


 1.    El destierro es un periodo crucial en la historia de Israel. Abarca casi sesenta años del siglo VI antes de Cristo (597-538). Un periodo duro, pero fecundo: “Al ir, se va llorando, llevando la semilla; al volver, se vuelve cantando, trayendo las gavillas” (Sal 126). Un periodo vivido por Ezequiel, un sacerdote que se vuelve profeta. Asume el sentido de la historia que le toca vivir: en tierra extraña. Sueña con un nuevo templo del que mana agua limpia que fecunda el desierto y purifica el Mar Muerto.
2.    El contexto es el siguiente. En un primer asedio (597) Nabucodonosor, rey de Babilonia, toma Jerusalén: muchos habitantes son deportados, queda la gente pobre (2 Re 24,14). En un segundo asedio (586) el ejército babilonio incendia el templo y la ciudad, derriba sus murallas: parte de la población es deportada, quedan los pobres (25,12). Desaparece el reino de Judá.
3.    En los salmos se evoca la dura situación: “¿Hasta cuándo, oh Dios, provocará el adversario? ¿Ultrajará tu nombre por siempre el enemigo?” (Sal 74), “junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras. Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar, nuestros opresores a divertirlos: Cantadnos un cantar de Sión. Pero ¡cómo cantar un cántico del Señor en tierra extraña!” (Sal 137).
4.    Corre el año 592. Junto al río Kebar, reside una pequeña comunidad judía, desterrada tras el primer asedio de Jerusalén. El sacerdote Ezequiel se encuentra entre los deportados. Allí se le dirige la palabra del Señor (Ez 1,3). Contempla “la apariencia visible de la gloria de Dios” (1,28). El Dios vivo no tiene residencia fija en el templo de Jerusalén. Su trono está en la bóveda del cielo y recorre la tierra “en las cuatro direcciones” (1,17). Viene a juzgar.
5.    Sedecías, rey de Judá, prepara una coalición contra Babilonia, donde se producen revueltas internas. Se cree que Jerusalén, la ciudad santa, no puede sucumbir, el destierro durará poco. Pero no será así, dice Ezequiel. La situación  viene de lejos. Los príncipes de Israel o de las naciones (egipcios, asirios, babilonios) no salvan (Sal 146). Más bien, dividen y oprimen. El profeta es centinela de la espada que viene y tiene la responsabilidad de avisar (3,17).
6.    Ezequiel escucha la palabra del Señor. Recibe un libro que ha de devorar: “Abre la boca y come lo que te voy a dar. Yo miré: vi una mano que estaba tendida hacia mí y tenía un libro enrollado: Lo desenrolló ante mi vista; estaba escrito por el anverso y por el reverso; había escrito: Lamentaciones, gemidos y ayes” (2,8-10). Ezequiel devoró el libro. Su contenido es tremendo, está lleno de denuncias y avisos, pero le sabe “dulce como la miel” (3,3).
7.    Por supuesto, la misión del profeta es difícil. Ha de anunciar a un pueblo rebelde la palabra del Señor. Se le dice: “No tengas miedo de sus palabras, si te contradicen y te desprecian, y si te ves sentado entre escorpiones” (2,6), “la casa de Israel no quiere escucharte a ti porque no quiere escucharme a mí” (3,7), “hago tu rostro duro como su rostro y tu frente dura como su frente” (3,8). Tienen ojos para ver y no ven; oídos para oír y no oyen. Sin embargo, se dicen unos a otros: Vamos a escuchar qué palabra nos viene del Señor. Dicen amores con su boca, pero su corazón busca su interés. Ezequiel es para ellos “como una canción de amor, graciosamente cantada”. Escuchan sus palabras, pero no las ponen por obra: “Mas cuando todo esto llegue – y he aquí que llega -, sabrán que hubo un profeta en medio de ellos” (33,33).
8.    Ezequiel realiza diversas acciones simbólicas. Por ejemplo, el gesto del deportado: “Prepararás tu equipaje, como hacen los deportados, de día, ante sus  ojos. Y saldrás, por la tarde, ante sus ojos, como salen los deportados. Haz, a la vista de ellos, un agujero en la pared, por donde saldrás” (12,4-5). Pues bien, esa es la suerte que aguarda a los habitantes de Jerusalén. Habrá un segundo asedio y una segunda deportación. Un hombre vestido de lino, con una cartera de escriba a la cintura, recorre la ciudad y marca una cruz en la frente a todos aquellos que lloran por las abominaciones que se cometen dentro de ella (9,3-4).
9.    Sin embargo, hay quienes siempre tienen el dicho adecuado para burlar la palabra de Dios, para anularla. Por ejemplo: Los días pasan y la visión no se cumple. Pues bien, así dice el Señor: “Ya no habrá más dilación para ninguna de mis palabras. Lo que yo hablo es una palabra que se cumple” (12,28). Los falsos profetas no luchan por la causa común. Más bien, hacen lo contrario, tapan las grietas del muro ruinoso. Pues bien, dice el Señor, “derribaré el muro que habéis recubierto de argamasa” (13,14). Se os caerá encima.
10.    Ezequiel denuncia la culpa de Jerusalén mediante una historia simbólica. La primera vez que el Señor pasó junto a ella era una niña abandonada, expuesta en pleno campo nada más nacer. El Señor le dijo: “Vive” (16,6). La segunda vez que pasó era joven: “Hice alianza contigo” (16,8). La tercera vez que pasó junto a ella era una prostituta: “Entregaste tu cuerpo a todo transeúnte” (16,25), egipcios, sirios y mercaderes caldeos (16,26-29). Inmolaste a tus hijos, “haciéndoles pasar por el fuego” (16,21).  
11.    El profeta contempla en una visión las grandes abominaciones que se cometen en el templo (8,6). Debía ser la casa del Señor, pero se ha convertido en casa de idolatría, prostitución y violencia (6,1), “pediré cuenta de tu conducta” (7,4), “esta tierra está llena de delitos de sangre” (7,23). Y encima andan diciendo: El Señor no lo ve (8,12). Pues bien, la gloria del Señor abandona el templo y se dirige al oriente, donde los desterrados (11,23-25).
12.    Se formula una objeción: No es justo el proceder del Señor, ¿por qué han de pagar justos por pecadores?, ¿los padres comieron el agraz y los hijos sufren la dentera? Vuestro pecado es actual, responde Ezequiel. Cada cual es responsable de sus propios actos: “Apartaos de todos los delitos que habéis cometido y estrenad un corazón nuevo y un espíritu nuevo” (18,31).
13.    Año 586. El ejército babilonio toma Jerusalén. La ciudad es una “olla puesta al fuego”, como había anunciado Ezequiel (24,3). El templo es incendiado: “Prendieron fuego a tu santuario” (Sal 74), “han profanado tu sagrado templo” (Sal 79). El país es arrasado. El destierro se prolonga por tiempo indefinido. El desconcierto es total. Un fugitivo de Jerusalén da la noticia al profeta: La ciudad ha sido tomada (33,21). Dios, se dice, ha abandonado a su pueblo. Sin embargo, Ezequiel, otra vez contra corriente, levanta su voz (33,22). ¡Ahora, precisamente, es posible que nazca lo nuevo!
14.    Tras la destrucción de Jerusalén, Ezequiel denuncia a los principales responsables del desastre: los jefes del pueblo han sido malos pastores que sólo pensaron en aprovecharse del rebaño y lo abandonaron en el peligro. Por ello, así dice el Señor: “Yo arrancaré mis ovejas de su boca y no serán más su presa” (34,10). Dios enviará un buen pastor que se pondrá al servicio del rebaño: “Les daré un pastor que las apaciente” (34,23).
15.    El profeta proclama también el juicio de las naciones. El Señor se sirvió de ellas para castigar a su pueblo. Pero se llenaron de orgullo, se creyeron el dios de este mundo, llegaron a pensar que el Señor no es nada. El juicio de las naciones (25-32) es sólo un aspecto de una lucha más profunda, la lucha contra el mismo poder del mal que concibe y ejecuta planes perversos: “Aquel día te vendrán pensamientos y concebirás planes perversos: Invadiré un país abierto y atacaré a gente pacífica que habita confiada en ciudades sin murallas, sin cerrojos y sin puertas; para entrar a saco y alzarme con el botín, para alargar la mano a las ruinas repobladas” (38,10-12). Además, los mercaderes y traficantes están a la espera. Te dirán: “¿Conque vienes a saquear? ¿Has reclutado tu ejército para alzarte con el botín, para robar plata y oro, para arrebatar ganado y hacienda?” (38,13). Es lo que hacen los grandes imperios.   
16.    ¿Y lo nuevo? ¿Dónde está lo nuevo? Sólo el espíritu de Dios puede hacer revivir lo que está muerto. La situación del pueblo de Israel, en el destierro, es la de un campo de huesos secos: ¿podrán vivir estos huesos? (37,2-3). Han de escuchar la palabra de Dios (37,4), ha de venir el espíritu de cada punto cardinal, de los cuatro vientos (37,9),  para que el pueblo de Dios vuelva a su tierra, a su lugar, a su casa. Volver a casa es resucitar: “Os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo a la tierra de Israel” (37,12).
17.    Entonces se entonará el canto del regreso: “Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar” (Sal 126). Entonces se trazarán los planos del nuevo templo con el que sueña Ezequiel: “Había allí un hombre que parecía de bronce. Tenía en la mano una cuerda de lino y una vara de medir” (40,3). Los desterrados ven en el templo renovado una señal de esperanza. El agua que mana del templo se hace un torrente que fecunda el desierto y purifica el Mar Muerto (47,2-12). Es todo un símbolo.
18.    En las cercanías del Mar Muerto, en el desierto, se sitúa el movimiento profético de Juan. Se le dirige la palabra de Dios y va por toda la región del Jordán proclamando “un bautismo de conversión”. Se cumple la Escritura. Es la voz que clama: En el desierto preparad el camino del Señor” (Is 40, 3). Juan bautiza a Jesús. El bautismo de Juan prepara a Jesús para llevar adelante su misión. Juan bautiza “con agua” (Jn 1,26), Jesús bautiza “con espíritu santo” (1,33), da el “agua viva” del verdadero conocimiento de Dios (Jn 4,10). Se cumple el sueño del nuevo templo del que mana agua limpia. Lo cantamos: “Las aguas corren ya / y florecen los desiertos al pasar, / muchos de ti beberán, / canal de Dios”.

•    Diálogo: ¿Es actual la experiencia de Ezequiel?
-    en tierra extraña,
-    un sacerdote se vuelve profeta
-    el libro devorado
-    la historia de Jerusalén
-    la denuncia del templo, el juicio de las naciones
-    el sueño del nuevo templo
-    el agua que mana del templo
-    el canto del regreso.