LA RELACION DEL SINODO (revisada). Algunas propuestas

Creado en Miércoles, 22 Octubre 2014 Última actualización en Miércoles, 29 Octubre 2014

LA RELACION DEL SINODO (revisada)
Algunas propuestas


El 13 de octubre se dio a conocer la Relación del Sínodo, que recoge las diversas propuestas sobre la familia. La Relación ha sido revisada después y, el día 18, ha sido votada cada propuesta, número por número. Para la aprobación, era necesario obtener los dos tercios. Tres propuestas no los han obtenido. Son los números 52, 53 y 55.  Los padres sinodales presentes en la votación eran 183. La Relación tiene tres partes: el contexto y los desafíos de la familia, la mirada fija en Cristo, perspectivas pastorales. El texto completo y los resultados de la votación pueden verse en Bollettino, Sala Stampa della Santa Sede (18-10-2014). He aquí algunas propuestas:
7. En muchos contextos “se va difundiendo ampliamente la praxis de la convivencia antes del matrimonio o también de la convivencia no orientada a asumir la forma de un vínculo institucional”. SI, 170. NO, 9.
14. Jesús mismo “reafirma la unión indisoluble entre el hombre y la mujer, aun diciendo que ‘por la dureza de vuestros corazones Moisés os ha permitido repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así’ (Mt 19,8). La indisolubilidad del matrimonio (‘Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’, Mt 19,6), no se ha de entender como un ‘yugo’ impuesto a los hombres, sino como un ‘don’ a las personas unidas en matrimonio. De tal modo, Jesús muestra cómo la condescendencia divina acompaña siempre el camino humano, sana y transforma con su gracia el corazón endurecido, orientándolo a su principio, a través de la vía de la cruz”. Jesús “ha anunciado el mensaje que concierne al significado del matrimonio como plenitud de la revelación que recupera el proyecto original de Dios (Mt 19,3). Pero al mismo tiempo ha puesto en práctica la doctrina enseñada manifestando así el verdadero significado de la misericordia. Esto aparece claramente en los encuentros con la samaritana (Jn 4,1-30) y con la adúltera (Jn 8,1-11) en los que Jesús, con una actitud de amor hacia las personas pecadoras, lleva al arrepentimiento y a la conversión (‘vete y no peques más’), condición para el perdón”. SI, 164. NO, 18.
22. “El Concilio Vaticano II ha querido expresar su aprecio por el matrimonio natural y por los elementos válidos presentes en las otras religiones (Nostra aetate, 2) y en las culturas, no obstante los límites e insuficiencias”. SI, 160. NO, 22.
25. “En orden a un acercamiento pastoral hacia las personas que han contraído matrimonio civil, que son divorciados y vueltos a casar, o que simplemente conviven, compete a la Iglesia revelarles la divina pedagogía de la gracia e sus vidas y ayudarles a alcanzar la plenitud del plan de Dios en ellos. Siguiendo la mirada de Cristo, cuya luz ilumina a todo hombre (Jn 1,9; GS, 22), la Iglesia se dirige con amor a aquellos que participan de su vida de un modo incompleto, reconociendo que la gracia de Dios opera también en sus vidas dándoles la fuerza para hacer el bien, para ocuparse con amor el uno del otro y estar al servicio de la comunidad en la que viven y trabajan”. SI, 140. NO, 39.
26. “La Iglesia mira con preocupación la desconfianza de tantos jóvenes hacia el compromiso conyugal, sufre por la precipitación con la que tantos fieles deciden poner fin al vínculo asumido, estableciendo otro. Estos fieles, que forman parte de la Iglesia, tienen necesidad de una atención pastoral misericordiosa y animadora, distinguiendo adecuadamente las situaciones. Los jóvenes bautizados son animados a no dudar ante la riqueza que a sus proyectos de amor procura el sacramento del matrimonio, fuertes por el apoyo  que reciben de la gracia de Cristo y de la posibilidad de participar plenamente de la vida de la Iglesia”. SI, 166. NO, 14.
27. “En tal modo, una nueva dimensión de la pastoral familiar actual consiste en prestar atención a la realidad de los matrimonios civiles entre hombre y mujer, a los matrimonios tradicionales y, hechas las debidas diferencias, también a las convivencias”, “puede ser vista como una ocasión de acompañar en el desarrollo hacia el sacramento del matrimonio. Muchas veces, en cambio, se establece no en vistas de un posible futuro matrimonio, sino sin alguna intención de establecer una relación institucional”. SI, 147. NO, 34.
41. “Una sensibilidad nueva de la pastoral actual consiste en asumir los elementos positivos presentes en los matrimonios civiles y, hechas las debidas diferencias, en las convivencias”. SI, 125. NO, 54.
42. “Se ha notado también en muchos países un creciente número de parejas que conviven “ad experimentum”, sin algún matrimonio ni canónico ni civil”, “la simple convivencia es muchas veces elegida a causa de la mentalidad general contraria a las instituciones y a los compromisos definitivos, pero también por la espera de una seguridad existencial (trabajo y salario fijo). En otros países, finalmente, las uniones de hecho son muy numerosas…sobre todo por el hecho de que casarse es percibido como un lujo”. SI, 143. NO, 37.
43. “Todas estas situaciones son afrontadas de manera constructiva, buscando transformarlas en oportunidad de camino hacia la plenitud del matrimonio y de la familia a la luz del Evangelio. Se trata de acompañarlas con paciencia y delicadeza. A este respecto es importante el testimonio atrayente de auténticas familias cristianas”. SI, 162. NO, 14.  
47. “Un particular discernimiento es indispensable para acompañar pastoralmente a los separados, divorciados, abandonados. Se acoge sobre todo el sufrimiento de quienes han sufrido injustamente la separación, el divorcio o el abandono, o han sido obligados por maltratos del cónyuge a  romper la convivencia”, “especial atención se da también al acompañamiento de las familias monoparentales, particularmente son ayudadas las mujeres que deben llevar solas las responsabilidades de la casa y la educación de los hijos”. SI, 164. NO, 12.
48. “Un gran número de Padres ha subrayado la necesidad de hacer más accesibles y ágiles, posiblemente del todo gratuitos, los procesos de reconocimiento de los casos de nulidad”, “según otras propuestas, se consideraría la posibilidad de dar relevancia al papel de la fe de los novios en orden a la validez del sacramento del matrimonio”. SI, 143. NO, 35.
51. “También las situaciones de los divorciados vueltos a casar exigen un atento discernimiento y un acompañamiento con gran respeto, evitando todo lenguaje y actitud que les haga sentirse discriminados y promoviendo su participación en la vida de la comunidad”. SI, 155. NO, 19.
52. “Se ha reflexionado sobre la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar accedan a los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Diversos padres sinodales han insistido a favor de la disciplina actual”, otros se han manifestado por una acogida no generalizada a la mesa eucarística, en algunas situaciones particulares, y en condiciones bien precisas, sobre todo cuando se trata de casos irreversibles y ligados a obligaciones morales hacia los hijos que vendrían a padecer sufrimientos injustos. El eventual acceso a los sacramentos vendría precedido de un camino penitencial bajo la dirección del Obispo diocesano”.  SI, 104. NO, 74.  
53. “Algunos padres sinodales han sostenido que las personas divorciadas y vueltas a casar o convivientes  puedan recurrir fructuosamente a la comunión espiritual. Otros padres se han preguntado por qué no pueden acceder a la sacramental. Se solicitó pues una profundización de la temática de modo que haga emerger la peculiaridad de las dos formas y su conexión con la teología del matrimonio”. SI, 112. NO, 64.
55. “Atención pastoral a personas con orientación homosexual”, “no existe fundamento alguno para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas entre las uniones homosexuales y el diseño de Dios sobre el matrimonio y la familia. No obstante, los hombres y las mujeres con tendencia homosexual deben ser acogidos con respeto y delicadeza. En relación a ellos se evitará toda marca de injusta discriminación”. SI, 118. NO, 62.
56. “Es del todo inaceptable que Pastores de la Iglesia sufran presiones en esta materia y que los organismos internacionales condicionen ayudas financieras a los países pobres a la introducción de leyes que establezcan el matrimonio entre personas del mismo sexo”. SI, 159. NO, 21.
57. “Los factores de orden económico ejercen un peso tal vez determinante contribuyendo a la fuerte caída de la natalidad que debilita el tejido social, compromete la relación entre generaciones y hace que sea más incierta la mirada sobre el futuro. La apertura a la vida es exigencia intrínseca del amor conyugal”. SI, 169. NO, 5.
58.”También en este ámbito es preciso partir de la escucha de las personas y dar razón de la belleza y de la verdad de una apertura incondicional a la vida”, “sobre esta base se puede apoyar una enseñanza adecuada acerca de los métodos naturales para la procreación responsable. Esto ayuda a vivir de manera armoniosa y consciente la comunión entre los esposos, en todas sus dimensiones,  junto a la responsabilidad generativa. Se redescubre el mensaje de la encíclica Humanae vitae de Pablo VI”, “la opción de la adopción y de la acogida expresa una particular fecundidad de la experiencia conyugal, no sólo cuando esta está marcada por la esterilidad. Tal opción es una señal elocuente del amor familiar, ocasión para testimoniar la propia fe y restituir dignidad filial a quien ha sido privado de ella”. SI, 167. NO, 9.
61. La Iglesia desarrolla un papel importante de apoyo a las familias, comenzando por la iniciación cristiana, a través de comunidades acogedoras”. SI, 178. NO, 1.
62. “Las propuestas buscan plantear cuestiones e indicar perspectivas que deberán ser maduradas y precisadas por las Iglesias locales en el año que nos separa de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de obispos prevista para octubre de 2015”. SI, 169. NO, 8.