Con Cristo, en la frontera

Creado en Miércoles, 18 Febrero 2015 Última actualización en Miércoles, 18 Febrero 2015

Con Cristo, en la frontera:
Publicado el 20 octubre, 2014 por Santiago Agrelo.


A los fieles laicos, a las personas consagradas y a los presbíteros de la Iglesia de Tánger: Paz y
Bien
Queridos: A esta Iglesia la hizo de frontera la historia, y lo natural hubiera sido que, en nuestra
vida de creyentes, esa frontera significase sólo un límite o confín reconocido entre dos Estados
soberanos.
Pero injusticia, violencia y explotación han llenado de empobrecidos los caminos del mundo, y,
para ellos, muchas fronteras se han transformado en límite impuesto por los poderosos a
derechos que son de todos, y en desprecio de derechos particulares que tienen por serlo los
pobres.
El egoísmo, la arrogancia, la crueldad, han transformado nuestras fronteras en vallas con
cuchillas, en barreras que se pretende infranqueables para los empobrecidos de la tierra, en
escenario para una trama de privaciones, enfermedades, heridas y mutilaciones, en cementerio de
vidas jóvenes y de esperanzas legítimas.
A los creyentes, esa perversión deshumanizada de la frontera nos obliga a situarnos en ella para
estar al lado de sus víctimas. Y la gracia de Dios, la fuerza de su Espíritu, nos unge para que ahí
asumamos, como testigos de una humanidad nueva, nuestras responsabilidades con los pobres y
con el evangelio que para ellos se nos ha confiado.
La perversión de estas fronteras no es episódica, como no lo son la injusticia, la violencia, la
explotación y la prepotencia que las han transformado en espacios de muerte. Nuestras fronteras
son cementerios que nunca se cierran; sólo ignoramos cuál será –y cuántos serán- el próximo
nombre o el próximo número que se ha de escribir en su lista de muertos.
Dentro de esa estructura de muerte que muchos quisieran opaca porque la quieren impune, se
producen a veces brechas informativas, o porque los muertos no se pueden ocultar, o porque
algunas imágenes escapan al control del poder establecido.
El pasado día 15, fiesta de Santa Teresa de Jesús, se produjo en la frontera de Melilla una de
esas brechas por las que se asomó a nuestra conciencia un episodio en la vida de un hombre,
sólo unos minutos de su tiempo: agentes de la guardia civil agreden en territorio español a un
emigrante que está bajando de la valla, a golpes lo dejan inconsciente, y en ese estado, sin tomar
ningún tipo de precaución sanitaria, lo mueven y por un paso abierto en la valla lo devuelven a
territorio marroquí.
La evidencia del daño injustamente causado, de la violencia gratuita ejercida, del trato humillante
dispensado, exige que exprese, como obispo, la solidaridad de esta Iglesia con ese hombre –con
todos los emigrantes- y nuestra comunión con él, y hace urgente que esta Iglesia reconozca
públicamente a esos emigrantes –bautizados o no- como hijos suyos, y que a toda persona de
buena voluntad, también a las autoridades de los pueblos y a las fuerzas del orden, pida para ellos
en justicia lo que se les debe, y por solidaridad lo que necesitan.

Palabra de Dios y frontera:
La perversión de la frontera irrumpe con fuerza en nuestra eucaristía dominical. La violencia de la
realidad hace que la palabra de Dios proclamada en la liturgia, resuene casi como un sarcasmo en
los oídos de los oprimidos y como una blasfemia en los oídos de Dios: “Yo soy el Señor y no hay
otro; fuera de mí no hay dios”… “Aclamad la gloria y el poder del Señor… porque es grande el
Señor”.
Si no la oímos en comunión con los pobres, la de Dios será una palabra pronunciada sólo para
halagar el oído de los grandes y no para enjugar las lágrimas de los pequeños.
Y tú, Iglesia cuerpo de Cristo, Iglesia de pobres que se arriesgan por un sueño en las vallas de
una frontera, tú buscas con todos una luz para que la palabra del Señor resuene verdadera y
consoladora en el corazón de cada uno de tus hijos.
Si te pones del lado del que oprime, la palabra de Dios suena sólo a sarcasmo y blasfemia.
Si te pones del lado de los oprimidos, si cierras filas en torno a ellos, si caminas indefensa con
ellos hacia su futuro, si te haces pacífica con ellos, entonces con ellos y con Cristo reconocerás
verdaderas las palabras de la profecía, y en tu camino resonará poderoso y consolador el salmo
de tu oración: “Es grande el Señor y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.
Pues los dioses de los gentiles –los dioses del poder, los dioses de la injusticia y de la violenciason
apariencia”.
Tú no avanzas con violencia hacia los violentos; los vences con las armas de tu fe, de tu
esperanza y de tu amor; los haces enmudecer con la fuerza de tu canto.
Si te mantienes al lado de los pobres, estarás siempre al lado de Cristo Jesús, Cordero degollado
y vencedor.
Indiferencia y frontera:
En ese fragmento de realidad de la frontera que hemos podido conocer, hay un aspecto que
considero necesario señalar por significativo e inquietante.
Un hombre bajaba por la valla de la frontera, y cayó en manos de unos vigilantes, que lo molieron
a palos hasta dejarlo medio muerto.
Ellos, los vigilantes de la frontera, fueron los primeros en verlo desvanecido, pero no lo atendieron,
simplemente se desentendieron de él y lo echaron al otro lado de la frontera.
Mientras se lo llevaban, a su lado pasó un vehículo médico, que no se detuvo; lo mismo hizo una
ambulancia, que tampoco se detuvo; y de largo pasaron también unos ciudadanos que hacían su
caminata de siempre contra el colesterol y los kilos.
Es como si en ese jirón de realidad fronteriza, la parábola del buen samaritano se hubiese
quedado sin el personaje principal, sin el samaritano compasivo.
Esa ausencia es sobrecogedora. Se nos ha permitido ver una parábola de la indiferencia
globalizada. ¿Será una parábola de la realidad en que vivimos?

Iglesia y frontera:
Como Iglesia:
Unimos nuestra voz a la de instituciones y personas que han pedido que se esclarezcan los
hechos acaecidos el pasado día 15 de octubre, se depuren responsabilidades, y se ponga fin a la
violación de derechos fundamentales de las personas, violación continuada que ha sido hasta
ahora ignorada, si no tolerada, por los poderes públicos.
Pedimos que se autorice la presencia de observadores independientes que puedan informar sobre
el respeto o la violación de los derechos que asisten a las personas en las fronteras.
Lamentamos que las autoridades de los Estados presten más atención a la impermeabilidad de
las fronteras que al bien de las personas.
Lamentamos que a un hijo de esta Iglesia, que se hallaba en situación de manifiesta necesidad,
se le haya tratado en la frontera de Melilla como nadie en su sano juicio hubiese tratado en ningún
lugar a un animal herido.
Y denunciamos una información que, por engañosa, interesada y continuada, ha hecho posible, se
diría que incluso normal, esa escena de violencia gratuita y de indiferencia colectiva que hemos
visto representada para vergüenza y asombro de todos en la frontera de Melilla.
Iglesia sin fronteras:
Para nuestra confusión, a los cristianos demasiadas veces se nos encuentra cerca del poder y
lejos de los pobres. Ni siquiera nos damos cuenta de que, por ese camino, nos excluimos de
Jesús, nos quedamos lejos de su evangelio.
En Jesús de Nazaret, Dios se nos ha revelado sin fronteras. Sólo sueña que la casa se le llene de
hijos.
A ti, Iglesia cuerpo de Cristo, te hizo de los pobres el mismo amor que te hizo de Jesús: Iglesia sin
fronteras, Iglesia madre de todos, Iglesia que a todos se ofrece espaciosa y abierta como el
corazón de Dios.

Tánger, 19 de octubre de 2014.
+ Fr. Santiago Agrelo.
Arzobispo de Tánger.