CONFESION NACIONAL. Algunos indicadores

Creado en Miércoles, 19 Octubre 2016 Última actualización en Domingo, 13 Noviembre 2016

CONFESION NACIONAL
Algunos indicadores


*Desigualdad y pobreza. Según la Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 el 22’1% de la población española está en riesgo de pobreza. La cifra sube al 28,6%, si además de los ingresos se tiene en cuenta la carencia material y la intensidad del empleo. Porcentaje de población con carencia material severa: el 6’4.  Con baja intensidad en el empleo: el 11’8.  Según la Encuesta de Población Activa publicada por el INE en 2015 la tasa de paro alcanza al 22’01% de la población. En EEUU 5’4 (abril 2015), en Italia 12’4 (abril 2015), en Grecia 25’6 (marzo 2015).
Hogares con dificultad para llegar a fin de mes: el 33’7%. Con retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda: el 9’4%. Una de cada dos familias monoparentales, mayoritariamente de mujeres, están en riesgo de pobreza: el 53’3%.  Tasa de paro juvenil: el 48’3%. Pobreza infantil. Según datos de UNICEF correspondientes a 2015 (28-6-2016), la tasa de riesgo de pobreza infantil en España es del 34’4% y sube al 60,3 % cuando esos niños son hijos de migrantes afincados en el país. España es el país de la UE que menos porcentaje del PIB dedica a las prestaciones monetarias para familias e infancia: un 0’5 %, menos de un tercio de la media europea.
*Drama de los refugiados. En total, España ha acogido a 305 refugiados (233 sirios, 39 eritreos, 32 iraquíes y 1 centroafricano) desde mayo, cuando el Ministerio del Interior se comprometió a acoger a mediados de junio a 586 solicitantes de asilo. Lejos quedan los 16.000 que la UE encomendó a España antes del acuerdo con Turquía para deportar a los solicitantes de asilo. En lo que va de año 3.800 murieron en el Mediterráneo, unos 330.000  intentaron cruzar (26-10-2016). En 2015, murieron 3.771, más de un millón intentó cruzar.
*Corrupción. El coste de la corrupción en España es de más de 7.500 millones de euros saqueados. Paradójicamente, la cifra se asemeja a la que Bruselas exige ahora en ajustes. Hay que hacer ajustes de 8.000 millones de euros. España ha vivido más de 175 tramas de corrupción desde que comenzó la democracia. PP y PSOE lideran el ranking de los partidos más corruptos: 126 casos (El Economista, 9-2-2016).
*Cáritas atendió en 2015 a 1’9 millones de personas. Que una persona y, por tanto, una familia consiga un trabajo es la forma de abandonar la pobreza. Pero tener un trabajo tampoco lo garantiza, dada la precariedad e inestabilidad de los contratos. En la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por el papa Francisco el 7 de octubre de 2016, entidades eclesiales se unen para denunciar la precarización actual.
*Matrimonios y divorcios. Según el INE, en 2013 se han celebrado 47.983 matrimonios católicos. Desde el año 2000, con 163.636 uniones, la caída ha sido constante. En el mismo periodo, los matrimonios civiles se han duplicado, pasando de 52.255 a 104.090. Del total de matrimonios registrados en 2013, un 2% corresponde a parejas del mismo sexo, 3.102 matrimonios. En 2012 el número de divorcios alcanza la cifra de 103.054. En 2013, 95.427. En 2014, 100.746.
*Índice de fecundidad. Desde 2008, el desplome de la fecundidad ha sido fuerte. De los 1’44 hijos por mujer de ese año se pasó en 2014 a 1’32. En 2015, 1’33. La tasa de reemplazo generacional está en 2’1 hijos. En 2012 en EEUU 1’88 hijos por mujer, en Italia 1’40, en Reino Unido 1’90. Según el Ministerio de Sanidad, en 2014 se realizaron en España 94.796 abortos.
*Religiosidad. Según datos del barómetro del mes de enero de 2015 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en la población española se declara:
-    católico……………………. el 69,3%  
-    de otra de religión……. el 1,9%
-    no creyente………………. el 16%
-    ateo………………………….. el 10,3%
-    practicante habitual….. el 9’5%
Según datos de la Conferencia Episcopal, en 2010 el número de bautizados alcanza al 92% de la población española. Sin embargo, en 2012 sólo un 59% de los recién nacidos fueron bautizados. Cuatro años antes casi llegaba al 65%. La edad media de los 19.000 sacerdotes españoles supera los 65 años y en algunas diócesis roza los 75: “Este envejecimiento provocará que en cinco años haya regiones, no sólo rurales, en las que no se pueda atender al Pueblo de Dios, al menos con los parámetros actuales” (Vida Nueva, 8-14/10/2016, 5).
*Cada vez más, los datos sociológicos dejan al descubierto la situación de la vieja cristiandad que se desmorona. Es un gigante con pies de barro (Dn 2). La desproporción absolutamente insostenible entre el número de bautizados y el de evangelizados constituye una contradicción profunda de la situación eclesial: “Muchos son los bautizados, pocos los evangelizados” (J. López, España, país de misión, PPC, Madrid, 1979, 6).
Con el concilio Vaticano II la Iglesia abandona la vieja situación de cristiandad y se sitúa como comunidad en medio de la sociedad. Siendo comunidad, la Iglesia es “luz de las gentes” (LG 1), “signo levantado en medio de las naciones” (SC 2), “sacramento universal de salvación” (GS 45). El Concilio ve en la experiencia comunitaria de los orígenes (Hch 2,42-47) el modelo no sólo de la vida religiosa (PC 15,1), de la de los misioneros (AG 25,1) y de los sacerdotes (PO 17, 4 y 21,1), sino de todo el pueblo santo de Dios (LG 13,1; DV 10,1), la Iglesia anuncia el Evangelio en la debilidad de la libertad (DH 1). Ver C. Osoro, Para encontrarnos con el Señor en el camino, en De dos en dos, Sígueme, Salamanca, 1980, 220-221.
Los datos sociológicos manifiestan elocuentemente el déficit de evangelización de la sociedad española, pero no entran (ni pueden) en el aspecto más cualitativo de la cuestión: la iniciación en la experiencia comunitaria de la fe, aspecto que desborda los métodos cuantitativos y que ha de ser discernido en cada caso dentro del proceso de evangelización y catequesis.
Por ello, yendo más allá de los datos sociológicos, todavía podemos y debemos preguntarnos: ¿Quiénes escuchan la palabra de Dios en los acontecimientos?, ¿quiénes han llegado a reconocer personalmente que Jesús es el Señor?, ¿quiénes viven la justicia del Evangelio?, ¿quiénes confiesan personalmente la fe?, ¿quiénes están integrados en una comunidad viva?
Estos interrogantes son fundamentales, afectan a las constantes de la evangelización apostólica. En nuestra situación cuestionan si están en ruinas los cimientos (Sal 11). Son interrogantes necesarios e ineludibles, si queremos que el diagnóstico de la realidad se haga desde el Evangelio. Entonces ¿quiénes están realmente evangelizados? Aun regateando mucho, como Abraham (Gn 18,20-32), hemos de concluir con una confesión nacional (Sal 106): son ciertamente pocos, España es (también) país de misión.
Jesús López Sáez