CAIN Y ABEL

Creado en Jueves, 25 Noviembre 2010 Última actualización en Martes, 28 Mayo 2013

 CAIN Y ABEL
El crimen contra el hermano

atlas. En la Biblia, el mundo salido de las manos de Dios es bueno (Gn 1-2), pero entre el proyecto original de Dios y nuestra propia experiencia se constata una fractura: la presencia del mal. Es una constante de la historia humana, que evocan los primeros capítulos del Génesis (del 3 al 11): la pretensión de ser "como dioses", el crimen contra el hermano, la corrupción de los contemporáneos de Noé, la torre de Babel. En principio, estos capítulos son relatos independientes, diversas tradiciones orales y escritas. Entre ellas está el relato de Caín y Abel (4,1-16). Redactado en su forma actual hacia el siglo X a.C., el pasaje presenta algunos problemas: ¿cuáles son?, ¿es un pasaje olvidado?, ¿conviene recordarlo?, ¿qué escuchamos?
2. "Conoció el hombre a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido un varón con el favor del Señor. Volvió a dar a luz, y tuvo a Abel su hermano". Caín significa "lanza", arma arrojadiza. Abel significa "soplo", aliento; evoca también lo efímero de la existencia (Sal 103). Sus profesiones son distintas: "Fue Abel pastor y Caín labrador". No se dice que hubiera conflicto entre ellos, por ejemplo, por causa del agua.
3. "Pasó algún tiempo, y Caín hizo al Señor una oblación de los frutos del suelo. Y también Abel hizo una oblación de los primogénitos de su rebaño, y de la grasa de los mismos. El Señor miró propicio a Abel y su oblación, mas no miró propicio a Caín y su oblación, por lo cual se irritó Caín en gran manera y se abatió su rostro". Dos sacrificios, dos cultos, dos reacciones por parte de Dios. Se dice en el salmo 24: "¿Quién subirá al monte del Señor?, ¿quién podrá estar en su recinto santo? El de manos limpias y puro corazón, el que a la vanidad no lleva su alma, ni con engaño jura".
4. El problema está en obrar bien o no. Se nota en la cara. Quien obra bien, puede ir con la cara muy alta. Quien no obra bien, puede ser dominado por el mal. Es como una bestia que acecha. El Señor pregunta a Caín: "¿Por qué andas irritado y por qué se ha abatido tu semblante? ¿No es cierto que, si obras bien, podrás levantarlo? Mas, si no obras bien, a la puerta está el pecado acechando como bestia que te codicia y a quien tienes que dominar". La obra de John Steinbeck, Al Este del Edén (1952), tiene este mensaje crucial, resumido en la palabra hebrea con la que termina, Timshel, "tú puedes dominar" el mal.
5. Caín dice a su hermano Abel. "Vamos al campo". Y cuando estaban en el campo, Caín se lanza contra su hermano y lo mata. No sé dice cómo. El Señor le sale al encuentro, le pregunta: "¿Dónde está tu hermano Abel?". Contesta: "No sé. ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?". El Señor le interpela: "¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mi desde el suelo". Caín intenta engañar al mismo Dios, pero la sangre de Abel clama al cielo. La vida humana es sagrada. Le pertenece a Dios. Dice Jesús que "se pedirá cuenta a esta generación" de la sangre de los profetas, "desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías" (Lc 11,51).
6. Es el juicio del Señor: "Maldito seas, lejos de este suelo que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. Aunque labres el suelo, no te dará más su fruto. Vagabundo y errante serás en la tierra". La relación del criminal con la tierra cambia profundamente. La tierra le será inhóspita. Vivirá errante y vagabundo. La tierra es una bendición de Dios. Ser expulsado de ella es una maldición. Como suele decirse, "pasó las de Caín".
7. Entonces dijo Caín al Señor: "Mi castigo es demasiado grande para soportarlo. Es decir que hoy me echas de este suelo y he de esconderme de tu presencia, convertido en vagabundo, errante por la tierra, y cualquiera que me encuentre me matará". El Señor le respondió: "¡No! Quien matare a Caín lo pagará siete veces". El Señor le puso una señal para que su vida fuera protegida. La vida de Caín también pertenece a Dios. Quien le mate lo pagará siete veces. Aparece aquí la ley del desierto, la venganza de sangre. Ahora bien, la pregunta es obvia: si se supone que Adán y Eva sólo tienen dos hijos y Abel está muerto, ¿quién puede matar a Caín? En principio, el relato es independiente y, después, es situado (con cierta incoherencia) en el marco de los primeros capítulos del Génesis. La declaración universal de los derechos humanos (1948) es una señal reconocida por la Iglesia como acción del espíritu de Dios en nuestro tiempo. Sin embargo, cuando en muchas naciones se está suprimiendo la pena de muerte, el Catecismo de la Iglesia Católica la admite, "si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas" (nº 2226). La pena de muerte es un "castigo definitivo, cruel, inhumano y degradante, que viola el derecho a la vida" (Amnistía Internacional, 1977). La Iglesia debe corregir su posición.
8. "Caín salió de la presencia del Señor y se estableció en el país de Nod, al oriente de Edén". No se conoce ese país, pero su nombre significa "fugitivo". Caín puede ser el antepasado remoto de los quenitas (Nm 24,21), pueblo nómada que vive al borde la tierra fértil en la época de los Jueces (siglos XI-XII a.C.). Los quenitas constituían para Israel un enigma misterioso: tenían el mismo Dios, pero no pertenecían al pueblo de la Alianza; se unieron a los israelitas en la travesía del desierto (Nm 10,29ss), pero no llegaron a adoptar un tipo sedentario de vida. Eran nómadas, vagaban por las regiones vecinas a las tierras cultivadas, recurriendo al pillaje. Tenían un distintivo tribal, una especie de tatuaje (1 R 20,41). Por otro lado, Edén significa "jardín". No es fácil de localizar: puede aludir a la tierra fértil, regada por grandes ríos (Gn 2,10-14).
9. "Conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Henoc. Estaba construyendo una ciudad, y la llamó Henoc, como el nombre de su hijo" (Gn 4,17). En su forma actual, el relato habla de la mujer de Caín, pero surge la pregunta: si se supone que Adán y Eva sólo tienen dos hijos, ¿de dónde sale la mujer de Caín? Es otra incoherencia. El relato presenta una genealogía de ocho generaciones, la descendencia de Caín. Hay un avance cultural: se construyen ciudades (ver 1 Sm 30,29) y, junto a los que crían ganado, aparecen los que tocan instrumentos musicales, y los forjadores de hierro y cobre. Más de 2.000 años antes de Cristo, se desarrolla la metalurgia del bronce y la urbanización ( en mapa, las ciudades de Canaán, Atlas de la Biblia).
10. Entre los descendientes de Caín crece la violencia. A Lamek no le basta la señal de protección dada a Caín. Por su cuenta y riesgo, se lanza a la bárbara venganza y, además, presume de ello: "Yo maté a un hombre por una herida que me hizo y a un muchacho por un cardenal que recibí. Caín será vengado siete veces, pero Lamek lo será setenta y siete" (Gn 4,23-24). En este contexto, la ley del Talión supone un progreso (Ex 21,24). Sin embargo, dice Jesús: "Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetea en una mejilla, preséntale la otra" (Mt 5,18-19). Y también: No sólo no matarás sino que amarás a tu enemigo (5, 21 y 43). Al hermano se le perdonará "setenta veces siete" (18,22), "el que odia a su hermano es un asesino" (1 Jn 3,15).
11. "Adán conoció otra vez a su mujer, y ella dio a luz un hijo, al que puso por nombre Set, diciendo: Dios me ha otorgado otro descendiente en lugar de Abel, porque le mató Caín. También a Set le nació un hijo, al que puso por nombre Enós. Este fue el primero en invocar el nombre del Señor" (Gn 4,25-26). En la descendencia de Set apunta un nuevo tipo humano, que invoca el nombre del Señor y que desemboca en la figura de Noé (6,9). Más adelante, aparece Abraham (12,1-3), padre de todos los creyentes, "padre nuestro delante de aquel a quien creyó, de Dios que da la vida a los muertos y llama a las cosas que no son para que sean" (Rm 4,17).
vallecaidos1lw copia12. Por diversos motivos, cada 20-N se recuerda la Guerra Civil, una guerra fratricida. Este año, como es habitual, ha acudido al Valle de los Caídos un grupo franquista a rezar por el dictador. Otro grupo, la Federación de Foros por la Memoria, ha acudido también a reclamar la voladura de la gran cruz del mausoleo como desagravio a las víctimas del franquismo. "Estos quieren ganar ahora la Guerra Civil. Vamos a tener que volver a sacar las escopetas a la calle", dice uno del primer grupo. Por su parte, el presidente de la Federación intenta contener a los suyos: "No les provoquéis, es lo que quieren. Hemos venido a pedir justicia, verdad y reparación para las víctimas del franquismo". En la transición a la democracia, la renuncia oficial a la venganza fue condición esencial para el cambio político.

 * Diálogo:
- ¿Qué problemas presenta el pasaje de Caín y Abel?
- ¿Es un pasaje olvidado?, ¿conviene recordarlo?
- La declaración de los derechos humanos ¿es una señal de nuestro tiempo?
- La pena de muerte ¿es un castigo definitivo, cruel, inhumano y degradante, que viola el derecho a la vida?, ¿debe la Iglesia corregir su posición?
- La Guerra Civil ¿fue una cruzada o una locura?, ¿debe la Iglesia revisar su posición durante la Guerra Civil y la dictadura?
- ¿Qué escuchamos?