Levantaré la tienda

Creado en Lunes, 21 Junio 2010 Última actualización en Lunes, 31 Marzo 2014

Desde hace tiempo, la Iglesia padece una ausencia alarmante de comunidades vivas. Es, por eso, la tienda de David que está caida y que hay que levantar (Hch 15,16), reconstruyendo su tejido comunitario. Sólo así se renueva profundamente la Iglesia. Sólo así llega a ser lo que está llamada a ser: luz de las gentes.

 


LEVANTARE, LEVANTARE,
LA TIENDA CAIDA DE DAVID,
LEVANTARE, LEVANTARE,
LA TIENDA CAIDA DE DAVID.

Ensancha el espacio de tu tienda,
afirma las clavijas y las sogas,
no te detengas,
extiende las cortinas y las lonas.

El pueblo de Israel anda diciendo
que todavía no llegó la hora,
es el momento,
comiencen los derribos y las obras.

Recuerda quizá alguno entre vosotros
la gloria de mi casa en sus comienzos,
y es como nada
lo que hoy contempla en ella el que está lejos.

Por causa de Sión no he de callar
y por Jerusalén no he de estar quedo,
hasta que brille
su luz como una antorcha entre los pueblos.

Alégrese la estéril que está sola
y nunca conoció dolor de parto,
pues muchos hijos
vendrán y no habrá sitio para tantos.