En el principio era la palabra
 

BEATIFICACIÓN PASADA POR AGUA  Algunas aclaraciones En la beatificación de Juan Pablo I lo primero que vi en la pantalla fue una imagen llena de paraguas. La plaza de San Pedro estaba casi vacía. Según se calcula, asistieron unas 25.000 personas. Comenta Antonio Pelayo en la revista Vida Nueva (10-16 de septiembre): “El cielo de Roma amaneció gris el domingo 4 de septiembre y densos nubarrones se perfilaban en el horizonte. A las nueve y media de la mañana empezó a caer una lluvia esporádica y fina que poco a poco incrementó su intensidad y su fuerza”, “al arreciar el temporal, todos se protegían de la lluvia”, “comenzó, ya entre aparatosos relámpagos y truenos, el rito de la beatificación”.

Read more

MUERTE SÚBITA DE NIKODIM Juan Pablo I: “Quedé desconcertado”   El 5 de septiembre de 1978 el arzobispo ortodoxo Nikodim de Leningrado, que había solicitado con insistencia y con urgencia ser recibido por el Papa, murió de repente, mientras hablaba con Juan Pablo I. No había cumplido los 49 años. Según se dijo, murió de infarto. Se dio un detalle: tras tomar una taza de café. Juan Pablo I quedó desconcertado: “Dios mío, Dios mío, también esto tenía que pasarme”, repetía. Ciertamente, llama la atención: en el mismo mes y en el mismo lugar mueren de forma extraña el número dos de la Iglesia ortodoxa rusa y el número uno de la Iglesia católica. Ambos de muerte súbita. ¿Es una simple coincidencia o hay algo más? En la foto, el Papa con Nikodim.

Read more

INFORME SECRETO  Decisiones de Juan Pablo I En mayo del 89, la llamada "persona de Roma" envió a Camilo Bassotto (en la foto), periodista veneciano y amigo de Juan Pablo I, una carta con unos apuntes. En realidad, era un informe secreto. Este informe recoge decisiones importantes y arriesgadas, que Juan Pablo I había tomado. Se lo había comunicado al cardenal Villot, Secretario de Estado. Pero también se lo comunicó a la persona de Roma. Fue una medida prudente. De este modo nos hemos enterado. Juan Pablo I había decidido destituir al presidente del IOR (Instituto para Obras de Religión, el banco vaticano), reformar íntegramente el IOR, hacer frente a la masonería (cubierta o descubierta) y a la mafia. Es decir, había decidido  terminar con los negocios vaticanos, echar a los mercaderes del templo.  El informe debía ser publicado, pero sin firma. El autor del mismo no podía hacerlo, pues, así decía, "el puesto que ocupo no me lo permite, al menos por ahora". Camilo lo publicó en su libro "Il mio cuore è ancora a Venezia" (1990).  

Read more
Lecturas del dia
Otros enlaces
Fundación Betesda
Fundación Betesda
Juan Pablo I
Juan Pablo I
Libros
Canciones

cartacbjesus